Cirugía de glándulas salivales

Captura de pantalla 2021-01-23 a las 23.

Parotidectomía

La parotidectomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se reseca parte o en su totalidad la glándula parótida.

La glándula parótida es una glándula salivar primaria. Tenemos una de cada lado y se encuentran ubicadas en la parte más alta del cuello, en la región preauricular.

En íntima relación con esta glándula se encuentra el nervio facial (nervio encargado de inervar la musculatura de la expresión facial). El recorrido del nervio fácil sirve como referencia para diferenciar el lóbulo superficial y el profundo de la glándula, aunque no exista una barrera real que separe a la glándula en dos.

Por tanto, uno de los principales objetivos durante una parotidectomía es identificar y preservar las ramas del nervio facial.

La principal indicación para realizar una parotidectomía es la tumoral. Los tumores que afectan a la glándula parótida son en su mayoría benignos, solo en un 20% son malignos.

Para el diagnóstico de estas tumoraciones a parte de la exploración física de cabeza y cuello realizada en la consulta, será necesario una prueba de imagen (TC o RM) que nos dará información del contenido y relación de la lesión con las estructuras adyacentes.

Se solicitará además una punción aspiración con aguja fina (PAAF) lo cual nos dará el diagnostico histológico sugerente de benignidad o malignidad.

Otras indicaciones incluyen:

  • Parotiditis crónica

  • Sialolitiasis (cálculos en el conducto secretor)

  • Absceso parotídeo

Submaxilectomía

Recibe este nombre la técnica quirúrgica empleada para la extirpación de una glándula submaxilar, con el fin de eliminar diversas enfermedades, tanto benignas (litiasis o cálculos, inflamaciones crónicas, degeneraciones, etc.), como malignas. Las glándulas submaxilares son dos y forman parte de las llamadas glándulas salivares mayores, encargadas de segregar saliva. Se encuentran en la parte superior del cuello, debajo del suelo de la boca. Su conducto de drenaje se dirige hacia arriba, atravesando los músculos del suelo de la boca.

La intervención se realiza bajo anestesia general, a través de una incisión en el cuello, siguiendo un pliegue cutáneo natural para conseguir que la cicatriz sea lo más estética posible. a, y desemboca por debajo de la lengua.

Generalmente, las enfermedades agudas de la glándula submaxilar pueden ser tratadas mediante fármacos. Por el contrario, cuando ha transcurrido un cierto tiempo y la enfermedad se ha convertido en crónica, una vez ha fracasado el tratamiento médico, o si se trata de un tumor maligno o sospecha del mismo, es necesaria la extirpación quirúrgica, que se realiza bajo anestesia general.