BLEFAROPLASTIA

(Cirugía de párpados)

Captura de pantalla 2020-08-03 a las 17.
  • Tiempo quirúrgico: 45 mins - 2 horas
     

  • Anestesia: Local ( + sedación en caso de blefaroplastia inferior)
     

  • Hospitalización: No requiere
     

  • Recuperación: 2-3 días
     

  • Resultados: 10-15 días
     

 

La blefaroplastia es una cirugía que requiere mucha fineza por parte del cirujano. Los párpados son estructuras delicadas, con la piel más fina de todo el cuerpo, y su manipulación siempre debe ser conservadora. Además, esta cirugía tiene un objetivo doble: Estética y Función. La parte estética se refiere al de mejorar el aspecto periocular, recuperando una mirada jóven y tonificada. La parte funcional se refiere a la mejoría en la mayoría de los casos del campo visual del paciente, así como la correción de laxitud palpebral que puede llevar a ojo seco.

Dividimos la blefaroplastia es dos partes: Superior e Inferior. La blefaroplastia superior tiene como objetivo retirar el exceso de piel en el párpado superior que genera una mirada cansada y pesada, muchas veces limitando el campo visual del paciente. Es una cirugía que se puede realizar perfectamente con anestesia local. Se retira el exceso de piel del párpado superior y reposicionamos los paquetes grasos palpebrales superiores para modificar el volumen de los mismos. En la blefaroplastia inferior el objetivo es el de retirar las bolsas de ojeras que se generan en el párpado inferior. En la mayoría de los casos no se reseca piel, si no que se manipulan los paquetes grasos palpebrales inferiores para eliminar el exceso de volumen. En la mayoría de los pacientes optamos por anestesia local y sedación en este procedimiento.

La blefaroplastia es una cirugía que ha evolucionado mucho en los últimos años. Antaño era habitual retirar las bolsas grasas de los párpados para disminuir el volumen de los párpados, pero esto generaba a largo plazo una mirada esqueletizada, que en vez de rejuvenecer la mirada la envejecía. La filosofía de la blefaroplastia moderna es la de conservar siempre el máximo volumen de grasa periocular, y modificar la posición de la misma. De esta forma obtenemos resultados satisfactorios a corto y largo plazo.

Se trata de una de las técnicas de cirugía plástica facial más demandadas por su sencillez, rapidez y buenos resultados. No existe una edad mínima para realizar este procedimiento.